Nuestras librerías

  • MÁLAGA UNIVERSIDAD

    Av. Doctor Manuel Domínguez, 6 | 951 02 05 02

  • MÁLAGA CENTRO

    Centro Arte Contemporáneo, C/ Alemania | 952 22 77 35

  • GRANADA

    C/ Puentezuelas, 28
    958 26 71 68

  • STA. CRUZ DE TENERIFE

    Av. Tres de Mayo, 71
    922 23 61 83

  • PALMA DE MALLORCA

    C/ Marqués de Fontsanta, 6
    971 46 53 61

  • SAN FERNANDO (Cádiz)

    C.C Bahía Sur, C/ Caño Herrera | 956 89 48 30

  • BARCELONA
    (punto de recogida)

    Gran Vía de les Corts Catalanes, 594, (Librería Hispano Americana)
    933 18 00 79

  • Recomendar este libro

    La conjura de los ignorantes: de cómo los pedagogos han destruido la enseñanza

      Gastos de envío gratis al comprar este libro
      Recoge en tienda y ahórrate los gastos de envío
Desde la reforma educativa del año 1990 los niveles de conocimiento de los alumnos caen en picado y el mal comportamiento en las aulas sube como la espuma. Entre los entusiastas de la famosa... Ampliar

Otros libros de Moreno Castillo, Ricardo son La Llave Perdida, Trece Cartas A Dios, Nosotros Y Voltaire, Diccionario Semifilosófico, Una Historia De Las Matematicas Para Jovenes(9788492493579), Tres Matematicos De La India. Arybhata, Brahmagupt(9788492493760), De La Buena Y La Mala Educacion:reflexiones Crisis Ense¥anza y Omar Jayyam. Poeta Y Matemático. .

Danos tu opinión de este libro

o conéctate con
Opiniones usuarios
(7)
(0)
(0)
(0)
(0)
Valoración media
1
Danos tu valoración

Opiniones de los usuarios:

    • Muy acertado. El único problema es que los pedagogos lo interpreten como un ataque a la Pedagogía, pero ya dice en la introducción que en la misma distingue dos conceptos. Habla de los pedagogos que desde una posición dominante conducen a la enseñanza por caminos que, pudiendo ser acertados o erróneos, carecen de un análisis crítico a posteriori en función de sus resultados, para su corrección. Entiendo que a los pedagogos no les guste esta postura.
    • Tanta estupidez sin aportar datos científicos y desconociendo los avances en pedagogía, psicología y sociología de las últimas décadas, solo se explica por la soberbia presuntuosa de un cantamañanas. Como bien dice Toñi Izquierdo, panfletito prescindible para quien quiera de verdad comprender y reflexionar sobre educación, psicología y pedagogía.
    • Un libro muy instructivo que denuncia la situación catastrófica de la enseñanza en España y la responsabilidad de los políticos en dicha situación.
    • Excelente libro, azote del cáncer actual de la educación: los psicopedagogos, pedagogos, psicólogos y demás ralea, así como de sus locas ideas sobre la enseñanza.Imprescindible para la formación de todo experto en enseñanza, y con ello me refiero a los que dan el callo en clase día a día, no los que teorizan acientíficamente en sus despachos sobre algo que no conocen ni conocerán.
    • Esto ya estaba dicho por los dominicos del franquismo de los años cincuenta. No entiendo como este autor saca a estas alturas este libro desfasado, aburrido y que menosprecia la labor de los actuales profesores y pedagogos con generalizaciones y simplezas.
    • El muy ignorante es él y no los pedagogos -que los hay de muy diversas tendencias y para muy distintos trabajos además-. Libro muy flojo. Toda generalización encubre manías irracionales.
    • Este señor aburre como las ovejas, se repite como el ajo y está obsesionado en estigmatizar las nuevas aportaciones que ofrecen las ciencias de la educación ante un mundo tan cambiante. Qué matraca.
    • Aburrido, cansino, repetitivo en tesis conservadoras que hace mucho eran conocidas y con más profundidad expresadas, precisamente, por pedagogos conservadores con mayor sustento y rigor científico. Un timo oportunista.
    • Una reflexión muy floja y fuera de lugar, de tiempo y de conocimientos actualizados. Anticientífico y presuntuoso, es un insulto a la pedagogía sin saber en qué consiste y en los diversos campos de conocimientos que trabaja. Muy malo y simple.
    • Sumamente flojo. Reduce la reflexión a tópicos anticuados y sin base cientifífica actual. No comprende la complejidad de la educación en el mundo actual. Basa sus afirmaciones demagógicas y falsedades, sin soporte estadístico ni datos reales.
    • Sinplón, desfasado y demagógico. Libro que no tiene en cuenta los múltiples cambios a que se enfrenta la enseñanza y los trabajos necesarios de los pedagogos.
    • ¿Ignorantes los pedagogos? ¿Conjura? El autor de este libro basura no tiene ni idea de lo que son las ciencias de la educación y los trabajos que realizan los pedagogos. Este Ricardo Moreno es un paranoico y falsario en sus afirmaciones sin datos empíricos. Cero patatero.
    • Totalmente de acuerdo contigo, Ángela Seguí. Lo más gracioso del autor de este libro es que él también está haciendo una reflexión pedagógica. Sólo que la suya está desfasada y es superpanfletaria.
    • Un camelo de libro. Crítica roma y absurda de la pedagogía. Confusión absoluta entre la tarea de reflexión de los campos de estudio en torno a los temas de la educación, y la exposición didáctica y planificación general de la enseñanza que son tareas que realizan justamente los pedagogos, y las tareas de didácticas aplicadas que a partir de ahí realizan los profesores de las diferentes asignaturas (y es tarea de ellos).
    • Muy flojo. Es una retahíla de tópicos de la educación tradicionalista muy fundamentalista y una obsesiva descalificación de las nuevas metodologías y de las investigaciones alternativas de los pedagogos. Muy flojo.
    • El capellán Ricardo Moreno alertando a sus parroquianos tridentinos de los nuevos herejes peligrosos: los pedagogos.
    • Este libro es una desvergüenza de un ignorante que maniqueamente y con ira la toma con los pedagogos. Así generalizando. Si le pudiesen leer Comenius, Piaget, Dewey... se le reirían en la cara. Se descalifica por sí solo. Basura que dentro de poco se habrá olvidado, y más tal como se avanza en investigaciones psicopedagógicas y va aceleradamente cambiando el mundo.
    • Compañero Pedagogo Antonio Castro, yo también he leído el panfleto de este 'vendehumos' que se descalifica por sí mismo con el título. Yo llevo 12 años trabajando en un centro de autistas, aplicando técnicas de intervención de educación especial y de pedagogía terapéutica. Este señor jubilado es de una calaña especial y pongo la mano en el fuego que no tiene ni idea en qué consiste mi trabajo de pedagogo y lo duro que es. Su libro es demostrativo de ello y de que es un vivales irrespetuoso.
    • ¿De qúé va este mediocre autor). No tiene ni idea de Pedagogía ni del necesario y duro trabajo que desarrollamos los pedagogos. Me doctoré en Ciencias de la Educación y llevo 17 años en un instituto atendiendo a preadolescentes con necesidades educativas especiales. Tengo a mucho orgullo que chavales que por sus discapacidades o diversidades funcionales les costaba alcanzar los objetivos al ritmo de todos, consiguieron aprender lo propuesto. Estoy muy pagado de los agradecimientos y felicitaciones que a o largo de mi carrera he recibido de muchos padres. Mediante recursos, técnicas y materiales especiales y específicos, los alumnos que he tenido han alcanzado los objetivos que, con las ayudas habituales que utilizaban los profesores para la mayoría de los alumnos en su clase, no eran suficientes para alcanzar los fines educativos del currículum. Y ahora viene el autor de este libro, que no tiene ni idea de la labor de los pedagogos, a insultarnos. Denigrante. Soy pedagogo y a mucha honra y estoy muy orgulloso del necesario trabajo que realizo.
    • Muy flojo y desconocedor de las nuevas metodologías y didácticas aplicadas. Vuelve a lo mismo de su anteror panfleto y la toma con los pedagogos con desconocimiento. Muy mal le debe haber ido con ellos porque supura venganza con amargura. Nada científico.
    • Yo estoy asombrada: me jubilaré dentro de 3 años tras 26 de ser profesora de matemáticas en bachiller, y les aseguro que el nivel de conocimientos y de exigencia ha sido igual o superior a cuando yo estudiaba. Y en cuanto al comportamiento nunca tuve más problemas que los propios de la edad y el cansancio cuando llevaban ya más de 4 horas de clase, pero mantenían la atención y el respeto. Y el currículum se cumplía. Este hombre se ha hecho eco de una 'opinionitis' demagógica creada machacona e interesadamente por los voceros de extrema derecha desde hace 25 años, y con este panfleto lo ha rentabilizado (haciendo el caldo gordo a la derechona). Y muy mal lo ha tenido que pasar. Su libro: una pérdida de tiempo.
    • Vaya planfletillo de un ignorante. Dime de qué presumes y te diré de lo que careces Ricardo Moreno. Y ya que insultas en tu libro, te digo claro lo que has escrito demagógicamente: 'bullshit' en inglés, es decir, chorradas, caca de la vaca.
    • Más de lo mismo: repite su panfleto sin profundizar ni aportar nuevas ideas, ni sostén con datos y estadísticas a sus afirmaciones. No coincido para nada con su propuesta educativa basada en los topicazos de la educación tradicional. Flojo.
    • MALO. UNA PÉRDIDA DE TIEMPO. NO APORTA NADA. VA DE SOBRADO Y DE PEPITO GRILLO PERO SIN GRACIA. LA MADRE SUPERIORA LO DECÍA MEJOR.
    • Hay que estar muy amargado y tener rasgos paranoides para perder el tiempo repitiendo cansinos consejos de la pedagogía tradicional de los capellanes del franquismo. Descontextualizador y manipulador. ¡Con qué soberbia escribe este vivales! Paranoico y conspiranoico.
    • El señor Moreno Castillo es lo que en mi pueblo se llama un pobre cantamañanas. Ahora resulta que gracias a su panfletito quedan invalidados todos los pedagogos y sus múltiples estudios sobre el complejo y amplio campo de la educacion (incluidos los que han investigado e investigan en las universidades de Oxford, Cambridge y Harvard). Además manipula y no profundiza en ciertas frases que utiliza como una que saca del catedrático de Didáctica Gimeno Sacristán (que con más de 25 libros de pedagogía a sus espaldas no ha caído en el oportunismo de este papanatas demagogo, quien, por cierto, lo único que dice cabal ya estaba dicho mucho antes y mejor por pedagogos como José Antonio Marina o Javier Urra).
    • Un libro banal, demagógico, sin matices, groseramente descalificador de la pedagogía y los pedagogos, materia que se remonta a Sócrates, Platón, Aristóteles... Lo más curioso y contradictorio del autor, que ha estudiado filosofía, es la crítica que hace del lenguaje de los pedagogos (habría que decirle que según cuáles y de qué época y escuela). ¡Pero es que el lenguaje más pedante, caduco y acientífico es el de la metafísica! Menos mal que tenemos a pensadores de fuste -como Mario Bunge y otros muchos- que han impugnado a toda esa epistemología como "los grandes embusteros". Ya le vale a este panfletero que critica a un lenguaje, el de los pedagogos, mucho más claro y clarificador, que el de la pura e inútil masturbación lingüística y mental de los filósofos.
    • Demagogia barata y sin datos científicos que apoyen su desprecio hacia la pésima formación -según el autor- que han recibido y reciben las últimas generaciones (que por otro lado los estudios sociológicos afirman constantemente que son las mejor formadas de la historia de España). Las únicas cuestiones en que lleva razón en parte (la autoridad del profesor o los límites que hay que poner a los niños y adolescentes) ya habían sido escritas y reclamadas ya por numerosos pedagogos y psicólogos hace décadas (véase José AntonioMarina o Javier Urra entre otros muchos). Basura.
    • Este libro es una tomadura de pelo integral. Descalificar todo un corpus de conocimientos coherente desde hace siglos, con una ramplona simplificación (y centrándose tan sólo en una de las áreas de la reflexión pedagógica: la didáctica, que es obvio que ha aportado consejos y técnicas facilitadoras del trabajo docente), descalificar así, digo, es más propio de un ignorante -precisamente el autor- cuando no de un sinvergüenza. Coger, como hace, 15 pequeños párrafos 'ad hoc' de varios pedagogos (de entre los miles de libros de ciencias de la educación que se han escrito) para hilar una argumentación que -partiendo de su pre-juicio- le dé la razón a sus hipótesis niega que el autor sea no ya científico -que por supuesto- sino simplemente racionalista e imparcial. Se necesita mucha caradura para desacreditar la pedagogía de forma tan roma y sesgada (y obviando la cantidad y variedad de reflexiones útiles y necesarias que sobre el hecho educativo han realizado y hacen muchos y grandes pedagogos, y, por cierto con perspectivas, ideologías, y desde escuelas y puntos de vista diferentes e incluso enfrentados). Todo esto se lo salta a la torera este especialista en panfletitos. Estamos ante una tomadura de pelo.
    • Topicazos de un nostálgico de la enseñanza mercantilista y autoritaria que propugnan los neoliberales de extrema derecha. Es el autor quien hace una conjura de necio contra unos muy bien formados en la teoría y la investigación de todos los aspectos del sistema educativo como son los pedagogos.
    • Hay muchos prejuicios, falacias, sofismas y demagogias en este libro. Comenzando porque, como en todos los países se considera importante que los profesores sepan de las instituciones y leyes que conforman el sistema educativo: y todo eso lo aportan los pedagogos (que sobre ello estudiaron ampliamente en su carrera); o que sepan rudimentos teóricos de didáctica general, y de diferentes metodologías y técnicas de enseñanza/aperendizaje, de optimizar el estudio y la colaboración entre grupos de alumnos: y todo esto son los pedagogos los que más saben y han aportado. El autor del libro se niega a la innovación manteniendo a pies puntillas un modelo fracasado y que ya no es propio de las demandas del siglo XXI. La gran paradoja es que afirma que en el modelo de enseñanza actual ha predominado un modelo de enseñanza tradicional, cuando en la praxis la mayoría de los profesores han continuado aplicando el modelo tradicional (y a ello, por tanto, podríamos achacar el fracaso escolar al que tanto alude el autor de este panfleto -con exageración interesada: NO A LOS PEDAGOGOS -para buscar chivos expiatorios-, QUE NO SON LOS QUE IMPARTEN LOS CONTENIDOS CONCRETOS NI SE METEN DENTRO DE LA CLASE DE CADA PROFESOR). Etc, etc : sería interminable. Un libro con muchos prejuicios y premisas falsas sobre las que después se elaboran reflexiones y conclusiones falaces donde las haya: paparruchadas de un ignorante en pedagogía, psicología y sociología.
    • El ignorante, y dogmático, y mucho, y resentido es el autor de este librito panfletito barato.
    • Panfleto agresivo lleno de sofismas y manías contra los pedagogos. Libro se 'razonamientos' de brocha gorda que tiene ínfulas de un soberbio prepotente que cree rebatir manipulando 150 años de investigaciones de grandes pedagogos y psicólogos. Él es el gran ignorante y con prepotencia y aporías. Una pérdida de tiempo este libro.
    • Ja, ja, Ja, Ja... ¡Menudo libelo difamatorio ha confeccionado este mindundi! Ni idea de lo que son las ciencias de la educación ni de las múltiples y tareas muy necesarias de los pedagogos! La toma injustamente con los pedagogos como los neoliberales de la educación mercantilista la toman, por desfasada t poco pragmática con la filosofía. Produce sonrojo este libelo.
    • Tiempo ha que no leía una sarta de lugares comunes propio de la concepción de la educación nacionalcatólica y sin bases científicas pedagógicas actualizadas.Yo he tenido 25 años a pedagogos en mi instituto y bien que nos han servido de apoyo para saber enfocar todo tipo de situaciones problemáticas y para que mejorarán alumnos con problemas de aprendizaje como disléxia etc., por no decir los que se encargaban con pedagogía terapéutica de integrar y que no se quedasen fuera del colegio los que tenía necesidades educativas especiales) Al autor de este libro le ha pasado algo cuando daba clase o tiene rasgos paranoides. Su libro canta. Una pérdida de tiempo.
    • Este señor se ha quedado en el siglo XIX, con las propuestas autoritarias y elitistas ya fracasadas de docentes mediocres. Una vuelta atrás sin tener en consideración los avances de la pedagogía y la complejidad y necesidades del mundo actual. Un amargado que propone. sin sonrojo que a la escuela se va a sufrir. Extrae de manera sesgadísima textos de grandes pedagogos. Deleznable oportunista de la enseñanza elitista, mercantilista y servilismo a los intereses neoliberales se nos muestra este libro sin sostén teórico científico, humanista, pedagógico y psicológico. Panfletillo manipulador.
    • Este libro es una pamema oportunista de lugares comunes de los ideólogos de la extrema derecha (como César Vidal o Jiménez Losantos) que llevan más de 25 años mintiendo sobre los avances de la psicología y la pedagogía para realizar una educación que potencie más los conocimientos, la creatividad y las actitudes positivas. Una vuelta atrás a favor de una pedagogía tradicional autoritaria, encorsetada y obsoleta para el siglo XXI. Ni sabe ni ha entendido nada de la educación nueva.
    • Una memez de un ignorante que no sabe de los trabajos e investigaciones de los pedagogos. Un ataque con rasgos paranoides a un campo de conocimiento (que como todos en ciencias sociales tiene diferentes teorías y enfoques y aplicaciones profesionales). Es el caso que -gran paradoja y contradicción- él también está haciendo de pedagogo y 'pedagogía', pero de curas decimonónicos de "la letra con sangre entra"; y sin fundamentos científicos y de conocimientos del desarrollo cognitivo, sensorial y motor según las edades, y de los avances en las diversas didácticas. Un cantamañanas.
    • Resulta obvio que tanto "Julio Cáceres" como "Marta" no se han leído el libro, y lo que sí resulta una vergüenza es la necedad de los adalides del sistema educativo actual, una auténtica fábrica de inútiles. Imprescindible lectura para entender, algo por otra parte obvio, que los pedagogos, psicólogos, sociólogos y demás vendehumos han convertido las aulas en ludotecas; y que al colegio los críos ya no van a aprender, sino a divertirse y a pasar el rato. Las ideas progresistas de, como bien titula el libro, la conjura de los ignorantes.
    • La verdad una vergüenza que a esta alturas todavía existan estos enfoques. La educación en este país ha empeorado si, pero no ha sido por culpa de los pedagogos, ha sido por falta de dirección, de formación, de medios, y de falsa innovación. Este señor quiere volver a un sistema que era malo, pero aparentemente era menos malo (según comenta). Mejor malo conocido? Claro que puedes sacar palabras de contexto y claro que habrá cosas absurdas escritas sobre la innovación como se escriben sobre otros tantos temas, pero desde luego es muy patético que Francisco Giner de los Rios hace más de un siglo hablara de una manera mas adelantada que este señor.
    • Extraordinaria e impecable, contundente y clara. Imprescindible obra para que nos demos cuenta que estamos fabricando inútiles con titulación universitaria, que apenas tienen comprensión lectora, saben redactar un texto o se defienden con unas matemáticas de nivel medio. Algo falla cuando un individuo con carrera nacido a partir de los noventa tiene menos conocimientos generales que un alumno de EGB.
    • Me parece una vegüenza lo que escribe este señor... está generalizando sobre el sistema educativo del estado español a partir de su propia expreiencia como docente. No presenta evidencias de lo que expone.. y luego critica a lo pedagogos!!!

Otros clientes que compraron el libro La conjura de los ignorantes: de cómo los pedagogos han destruido la enseñanza también compraron:

  •  

    Contra La Nueva Educación

    • Royo Abenia, Alberto
    • 208 páginas
    • Este libro pretende ejercer una crítica racional y razonada a una pedagogía oficial que desprecia el conocimiento y la cultura y apuesta, en opinión del autor, por la felicidad ignorante y la empleabilidad de ocasión.
    17,00€ 16,15€($18,77)
  •  

    Un Hombre Del Pueblo

    • Chinua Achebe
    • 208 páginas
    • «Muchos de nosotros vivimos, o hemos vivido, bajo regímenes cuya moralidad nadie ha descrito mejor que Chinua Achebe en su novela Un hombre del pueblo .»
    9,95€ 9,46€($10,99)
  •  

    El último Vuelo Del Flamenco

    • Mia Couto
    • 248 páginas
    • En la carretera que lleva al poblado africano de Tizangara se produce una misteriosa desaparición. Uno de los cascos azules, enviados para garantizar el proceso de paz, ha estallado. Y el único rastro que queda de él es un pene. &ique
    18,90€ 17,95€($20,86)
  • 14,90€ 14,16€($16,45)

Otros libros de Pedagogía:

 

El Pintor Joan De Joanes Y Su Entorno Familiar.:...

  • 35,00€ 33,25€ ($38,64)
35,00€ 33,25€ ($38,64)
 

El Playboy

  • Chester Brown
  • 236 páginas
  • 14,00€ 13,30€ ($15,46)
14,00€ 13,30€ ($15,46)
 

Aprendo Porque Quiero

  • Juan José Vergara Ramírez
  • 223 páginas
  • 20,00€ 19,00€ ($22,08)
20,00€ 19,00€ ($22,08)
 

Bim Bom Historias De Lucha

  • INFANTE,ARTURO;QUER, RENIER
  • 104 páginas
  • 13,95€ 13,25€ ($15,40)
13,95€ 13,25€ ($15,40)

La Educación Mediática En La...

  • Ferrés i Prats, Joan; Masanet Llodrà, María José
  • 160 páginas
  • 13,90€ 13,21€ ($15,35)
13,90€ 13,21€ ($15,35)

El Maletin De La R. Cuaderno Del Alumno

  • Gaspar González Rus
  • 40 páginas
  • 6,99€ 6,64€ ($7,72)
6,99€ 6,64€ ($7,72)
 

Aprender A Educar Ii

  • García Aguado, Pedro; Castaño Mena, Francis
  • 208 páginas
  • 14,90€ 14,16€ ($16,45)
14,90€ 14,16€ ($16,45)
 

Anverso Y Reverso

  • JUAN PEDRO BERENGUEL NIETO
  • 82 páginas
  • 11,00€ 10,45€ ($12,15)
11,00€ 10,45€ ($12,15)

Otra información de interés

  • Portada: La conjura de los ignorantes: de cómo los pedagogos han destruido la enseñanza de Editorial Pasos Perdidos
  • Editorial: Editorial Pasos Perdidos | 01/03/2016
La conjura de los ignorantes: de cómo los pedagogos han destruido la enseñanza

El autor de La conjura de los ignorantes: de cómo los pedagogos han destruido la enseñanza, con isbn 978-84-944769-2-1, es Ricardo Moreno Castillo, El autor de este libro es Arcadi Espada, esta publicación tiene doscientas páginas.